Tres divertidos momentos del conductor de los GRAMMY® Awards

James Corden estuvo a la altura del evento. Aquí, lo más destacado



Ayer, en la 59 edición de los GRAMMY® Awards, James Corden tenía una enorme responsabilidad: Hacer de La Noche Más Importante de la Música una premiación tan divertida como él. Terminado el evento que se emitió por TNT para toda América Latina, podemos afirmar que alcanzó (y hasta superó) ese objetivo. ¿No nos creen? Aquí, los mejores momentos del host.

1) El comienzo
Tras la presentación de Adele, James emergió de un ascensor que –creímos– se había descompuesto. Parecía que el inicio iba a ser un fiasco, ¡pero todo era parte del show! Inmediatamente, el conductor pegó un saltito y subió a las escaleras hasta las cuales debía elevarse, para luego caer (rodar, la palabra es RODAR) al escenario del Staples Center. 

Una vez allí, las bailarinas siguieron danzando junto a él, hasta que pidió que todas se detuvieran y volvieran a camerinos: "¡Esperen! Esto es un desastre. No podemos tener este tipo de errores. Son los GRAMMY®". ¿Por qué hizo esto? Porque era el momento de dejarlo brillar con un genial rap sobre lo que se viviría esa noche. El público terminó con las palmas coloradas de tanto aplaudirlo.

2) También en ropa interior
Los chicos de Twenty One Pilots se impusieron en la categoría Mejor Interpretación Pop de un Dúo u Grupo y recibieron el gramófono dorado en paños menores. Según contaron, fue porque años atrás –cuando nadie los conocía– se habían prometido que así levantarían el galardón entregado por The Recording Academy si llegaban a ganarlo algún día 

Segundos después, Corden volvió al centro de la escena. Pero no lo hizo con su elegante traje ni en ropa deportiva ni nada de eso. No, no. Lo hizo ¡EN CALZONCILLOS! "Qué coincidencia. Yo me había prometido a mí mismo que si era anfitrión de los GRAMMY® lo iba a hacer en ropa interior", bromeó el hombre que tiene casi asegurada su vuelta para 2018.

3) El Carpool Karaoke más grande de la historia
Se hizo conocido en el mundo entero por este segmento en el que muchas estrellas y personalidades de diferentes ámbitos se animaron a cantar con él mientras paseaban en auto. Como era de esperarse, algo de esto no podía faltar en la ceremonia. "Ofendido", el host dijo que los productores temían que nadie lo reconociera porque era un conductor de un Late Show, por lo obligaron a llevar consigo un vehículo de cartón para que todos supieran de quién se trataba. 

"Es vergonzoso, pero ya que estoy aquí y tenemos buenos cantantes, lo voy a aprovechar", dijo frente a cámaras. Así, hizo que Jennifer Lopez, John Legend, Tim McGraw, Neil Diamond y hasta la pequeña Blue Ivy, entre otros, se le sumaran para entonar "Sweet Caroline". ¿Quién más se le unió? ¡¡¡TODO EL  STAPLES CENTER!!!
por Alejandro Cusa