"Prisoners", intenso, cruel e imperdible thriller oscuro

Duelo de intensas actuaciones y una posible contendiente a premios

En México y Colombia "Intriga" y en la Argentina "La Sospecha". Su título original, simplemente "Prisoners" o "Prisioneros"; nombre que le da el absoluto contexto de las diversas situaciones a las que los protagonistas de esta historia están sujetos. Del director quebequense Denis Villeneuve, quien también llevó este cargo por "Incendios", nominada al Oscar por Mejor Cinta en Lengua Extranjera  en 2010, nos llega un oscuro thriller de devastadores actos, desarrollo y consecuencias sobre dos familias, prisioneras de sus propios pensamientos  y reacciones después de que sus vidas cambian significativamente cuando sus hijas son secuestradas.

Es la fría Pensilvania. Dos familias: los Dover y los Birch, buenos vecinos del barrio que juntos celebran el Día de Acción de Gracias. En esa misma noche, las hijas de ambos matrimonios desaparecen misteriosamente, sin dejar rastro alguno. La única pista o hecho inusual era un camper estacionado en su calle. La policía actúa y, con el detective Loki a cargo, se inicia una angustiante búsqueda y el armado de un complicado rompecabezas cuyas piezas datan de dos décadas.

Con absoluto ingenio, malicia y gélida sangre, debajo de una atmósfera sombría, "Prisoners" va explorando los demonios interiores, así como los violentos, viles y despiadados instintos que afloran cuando el pecho aprieta y la locura domina, consecuencia de la angustia constante. Psicosis, depresión y frustración son un cóctel muy tóxico. La incertidumbre del paradero de uno de tus seres más amados y preciados en la vida, combinado con tus propias teorías de lo que sucedió y las acciones que tomas para solucionarlo, son productos altamente flamables.

A lo largo de la trama, el espectador será testigo no sólo del proceso de búsqueda de las menores, sino de la destrucción y autodestrucción de los hogares, la amistad, el matrimonio y uno mismo. El inevitable abandono y la degradación humana consumida por la ira y la absoluta locura producto de la desesperación.

Teniendo este panorama de emociones expuestas, es más que evidente lo necesario que resultaba un trabajo actoral exigente, convincente y poderoso. Afortunadamente, tenemos en el film un elenco de renombre e indudable intensidad interpretativa. Los nominados al Oscar Hugh Jackman, Terrence Howard y Jake Gyllenhall llevan la parte más densa, espesa e importante. Van apoyados por las ganadoras de la estatuilla Viola Davis y Melissa Leo y complementados por María Bello y con una mención aparte del joven Paul Dano, para quien sin duda este 2013 ha sido dadivoso. Dano ofrece un escalofriante personaje que lo mismo provoca una nauseabunda compasión, que un cegador y desesperante odio. Atención que participa también en "12 Years a Slave", magistral obra de Steve McQueen que seguramente será protagonista en la próxima Temporada de Premios y de la cual les tendremos detalles muy pronto. Qué pedazo de año para él y que futuro interesante pinta para este muy buen y joven talento.

Jackman es un frenético y desesperado hombre consumido por su propia frustración manifestada en forma de violencia, mientas que Gyllenhall es un témpano de hielo que el tiempo va derritiendo y ablandando. Termina inmerso en esa misma espiral de autodestrucción y desesperación. Dejemos sin manosear al resto de los personajes para que ustedes, como espectadores, vayan leyéndolos y sean testigos de sus transformaciones.

Ingenioso y además confuso enredo el que presenta el guión de Aaron Guzikowski, quien a cuentagotas da adelantos que únicamente confunden más al espectador, el cual formula constantes teorías posibles, desatinando la mayor parte del tiempo. Esto la hace, por supuesto, impredecible y, por ende, sorprendente… ¡Muy sorprendente!

Con movimientos muy suaves, cambios de planos, lentos dollys y en general un lenguaje bastante estándar, se retrata la ferocidad del invierno en la Pensilvania y la vida en los suburbios de estas desesperadas familias de la clase media americana. Por la forma en la que es presentada el desarrollo de la trama, podría compararla –guardadas las proporciones y odiando rabiosamente el acto- con "El Silencio de los Inocentes". Tiene un tratamiento y color muy similar.

"Prisoners" es un grandioso, largo e intenso thriller que anuncia la inminente llegada de la temporada más interesante de cine que tenemos cada año. Algunas publicaciones especializadas  dan a esta cinta como una probable nominada al Oscar, dependiendo del número de films que la Academia decida incluir. Es un albur decir que tiene posibilidades, pero tranquilamente es una de las mejores 20 películas del año. Me atrevo a decirles que es imperdible y puedo asegurarles que les va a mover muchas cosas por dentro. Tienen que verla. Recomendada absolutamente

Bajo el título "Intriga", este viernes 8 de noviembre se estrena en las salas de cine de México y Colombia. La República Argentina tendrá que esperar un poquito más, porque es el jueves 28 de noviembre el día pautado para el estreno y, como ya dijimos, con el título "La Sospecha".
por Alejandro Cusa