Oscar®: Leto contra Fassbender y Fassbender contra Leto.

El de Louisiana es favorito por "Dallas Buyers Club". El germano-irlandés brilla en "12 Years a Slave"

Todo apunta a que, el próximo 2 de marzo, el Oscar como Mejor Actor de Reparto se lo llevará el señor Jared Leto por lo logrado en "Dallas Buyers Club".  Esta mera especulación está basada en los resultados de las premiaciones anteriores y el molde que a partir de estas se crea. Por supuesto que no es una ciencia exacta y, por ende, no hay absolutos. Es cierto también que los resultados pueden ser muy variables, sobre todo entre el Globo de Oro y el que otorga la Academia.

En todo el circuito de premiación, se han enfrentado cara a cara Michael Fassbender contra el de Louisiana. Los personajes Edwin Epps contra Rayon. De frente han estado y van a estar estos dos: primero en los Golden, luego en el Premio del Sindicato de Actores de Pantalla (SAG) y en el primer fin de semana del venidero mes se verán las caras en los Independent Spirit Awards y finalmente en los Oscar.

El resto de sus contendientes en dichas premiaciones, aunque geniales y respetables todos, han quedado un tanto borrados frente a la aniquilante sensación que nos han otorgado y dejado estos dos intérpretes. Si bien ambos están supremos y todo apunta hacia Leto, mi balanza –al menos- se inclina por el alemán. No se trata de demeritar la labor de nadie ni mucho menos, simplemente pongo en cuestión qué ejercicio actoral era más complicado.

Jared encarna en "Dallas Buyers Club" a Rayon, un travesti con SIDA luchando por tener una vida digna y apoyando a Ron Woodroof en su lucha y búsqueda de tratamiento alternativo, ante la apatía absoluta de autoridades sanitarias y médicas, gubernamentales y laboratorios farmacéuticos. De por sí un tipo flaco, perdió cerca de 15 kilos, dejándolo en los huesos, consumido e implotado, borrando cualquier rasgo de salud en un físico demacrado y derrotado. Además de la transformación física, otorgó muchas sensaciones: desde la negación absoluta a su enfermedad hasta un espíritu aparentemente positivo y optimista como reacción a su evidente estado de negación por la inminente muerte que lo acechaba. 

Fassbender por el otro lado, se convirtió en la personificación del demonio. Edwin Epps, era en "12 Years a Slave" el dueño de un campo algodonero, operado trabajado – por supuesto – por esclavos negros. Era un tipo resentido, muy frustrado y de alguna forma sometido en un matrimonio quebrado. Todo el cúmulo de emociones oscuras derivadas de su propia frustración son vertidas en incontrolable, inhumana y absoluta violencia. Un tipo lleno de odios que eran lanzados con manipulación y sobre todo una intimidación absoluta.

Es la tercera vez que Fassbender es dirigido por el director afrobritánico Steve McQueen, quien lo ha sometido a cualquier tipo de emociones y que sabe cómo arrancarle lo mejor al germano-irlandés. También lo redujo a huesos cuando hizo "Hunger". En aquella oportunidad, perdió 18 kilos para hacer ese papel. Lo puso además a hacer ese brillante plano secuencia de 16 minutos discutiendo la huelga de hambre con el cura.

Insisto, si bien los dos están brillantes, hay que cuestionar cuál de los dos trabajos era más complicado de lograr, cuál tiene un mérito especial, cuál de los dos te toca más fibras y cuál de los dos tenía más recursos. He ahí el punto; Rayon, el personaje de Leto, es un homosexual, adicto a las drogas, travesti y enfermo de SIDA. Es un personaje que tiene unas implicaciones emocionales inmensas y que al mismo tiempo tiene muchos recursos de donde echar mano: ademanes al caminar, el ser naturalmente afeminado, una impostación de la voz específica, etcéteras. Edwin Epps, el personaje de Fassbender, es a final del día un tipo más cotidiano, al menos en su comunicación corporal. Es un tipo podrido en el interior que estalla con ira furiosa cargada de odio y frustración. Un hombre que con la sola mirada te deja intimidado y congelado que te causa el peor de los miedos. 

¿Qué es más difícil entonces? ¿Qué es lo que la Academia y sus miembros (en este caso actores) están viendo y juzgando? ¿Bajo qué parámetro están siendo calificadas las actuaciones? Veremos qué sucede el domingo 1 de marzo en los Independent Spirit Awards, donde estos dos compiten con Will Forte (Nebraska), James Gandolfini (Enough Said) y Keith Stanfield (Short Term 12), y al día siguiente en el Oscar, donde la categoría se debate una vez más entre este par de favoritos y completando la quinteta aparecen Bradley Cooper (American Hustle), Jonah Hill (The Wolf of Wallstreet) y Barkhad Abdi (Captain Phillips). Ambas premiaciones, como debe ser, serán transmitidas en TNT.

Insisto en que lo de Fassbender es más trascendental, emocionante y conmocionante, además de más complicado. No obstante, aceptémoslo: el favorito es Jared Leto. Veremos qué sucede.
por Rafa Sarmiento