Oscar®: "Her", el amor con una máquina

Es una hermosa historia con una gran actuación de Joaquin Phoenix

Quizá para entender un poco el quehacer cinematográfico de Spike Jonze habría que remitirnos su lazo afectuoso y siempre cercano con la música. Este hombre, que nació bajo el nombre Adam Spiegel, se desempeñó como director y constructor de diversos videos de R.E.M, Björk, Chemical Brothers, Tenacious D y los Beastie Boys, entre muchos otros. Con este trío hizo el maravilloso "Sabotage", un homenaje al cine policíaco de bajo presupuesto de los 70 en un momento en el que ni siquiera había esta nostalgia retro o ese estilo "mal hecho" y descolorido.

Ha sido documentalista de esta rama y ha hecho cortometrajes o cintas con una estética y atmosfera muy específica. Exesposo de Sofia Coppola (quien también apela, recurre y se apoya mucho a la cuestión soundtrack), Jonze pelea la estatuilla dorada como Mejor Guión Original por lo logrado en su peculiar "Her", que, a su vez, aspira a ser la Mejor Película, además de tener nominaciones a Mejor Diseño de Producción, Mejor Canción Original (para Karen O, vocalista de la neoyorkina Yeah Yeah Yeahs) y Mejor Música Original.

Los Ángeles, California, tiempo futuro. Theodore es un hombre solitario, empleado como escritor de cartas para una compañía y en pleno proceso de divorcio de una bella mujer a la que todavía ama y echa de menos. Con una vida totalmente automatizada y asistida por modernos y complejos sistemas de cómputo, decide comprar un nuevo sistema operativo que obedece a sus necesidades de vida. La química y vínculo con "Samantha" -su nuevo sistema operativo- es tan grande y fuerte que se enamora incondicional y sufridamente.

Las implicaciones, complicaciones y consecuencias de este amor "virtualmente real" son el principal conflicto de una película que de ninguna manera critica o apunta a nuestra dependencia, necesidad y obsesión a los dispositivos de cómputo. No obstante, sí examina nuestro comportamiento y crea una graciosa teoría de cómo podría ser el futuro y cómo se pueden cambiar o transformar  las relaciones interpersonales a partir de estos elementos que nos acercan para alejarnos inevitablemente.

Visualmente es detallada, innovadora, fresca y hasta bizarra. La teoría de un Los Ángeles futurista, organizado, próspero, limpio y automatizado con todas sus implicaciones estéticas es un punto notable y plenamente disfrutable. Echan mano de increíbles diseños de interiores, urbanos y detalles en proyecciones, mobiliario y demás puntos dadivosos en el diseño de arte. Veremos qué sucede en esta rama para la próxima entrega del Oscar. Será una quinteta complicada y peleada, pero no me extrañaría si lo logra. Además, se contrapone graciosamente el vestuario y peinado casi vintage a lo moderno-futurista del resto del entorno. Todo este conjunto visual es un punto delicioso en la cinta.

Muy buen ejercicio histriónico el de Joaquin Phoenix. Complicado y fresquito ya que es casi un monólogo en la gran mayoría de las secuencias. Fue nominado al Globo de Oro, pero renegado del Premios del Sindicato de Actores y omitido también de la entrega de la Academia. Sin embargo, hay que resaltar un trabajo bueno y convincente que representaba esa complicación de tener que reaccionar a una voz y no tener un apoyo con quien construir situaciones y apoyarse. Estaba sólo y lo hizo grandioso. De todas formas, es necesario decir que la voz de Scarlett Johansson es casi hipnotizante. Tiene una gracia natural, elegancia y una carga fuerte de "sexyness",  si acaso me solapan el anglicismo. Es Scarlett… lo demás está dicho.

Hay una continuidad dramática que se sostiene casi en todo el film, con la excepción de un par de baches.  Si bien la historia per se es predecible y a la hora veinte de corrida la trama se adivina y vislumbran las –evidentes- conclusiones, el desarrollo es plenamente disfrutable y el espectador simplemente fluye con la tierna historia de amor verdadero e irreal (si acaso caben estos dos calificativos en el mismo renglón). Tenemos graciosas secuencias de diálogos con efectivos chistes y situaciones ligeramente picantes, pero con buen efecto risorio. Es divertida y triste al mismo tiempo. Hay un sabor agridulce que bien te enternece, te saca una carcajada, te lastima y te vuelve a hacer sonreír y soñar. 

La historia de amor, aunque llevada un poco a un plano extremo y fatalista, tiene una normal y natural empatía con la audiencia. Al final del día creo que todos alguna vez  a través del ICQ, Whatsapp, MSN o cualquier otro sistema operativo o herramienta de chat hemos soñado, idealizado o hasta nos hemos "enamorado" de alguien. La teoría no es tan descabellada. 

"Her" es entonces una hermosa historia de amor, en un espectáculo visual casi contemplativo. Me refiero en esto a que la carga estética es tan específica, que casi magnetiza. El estilo es bien definido y todo esto la hacen una gran película cuya nominación es plenamente justa a pesar de que, al menos en la categoría máxima, tenga muy pocas probabilidades.

Jonze tiene de cerca de a Warren y Russell por "American Hustle" y su ingeniosa historia y trama de crimen. Compite también con la ordinariamente extraordinaria "Nebraska", Woody Allen y el amor dolido llevado a la reacción absolutamente ilusoria y finalmente Craig Borten y Melissa Wallack por "Dallas Buyers Club".
por Rafa Sarmiento