"Oldboy", historia de venganza… ¿o de vergüenza?

La remake llevada adelante por Spike Lee decepcionó

"Sentado en la puerta de tu casa, verás el cadáver de tu enemigo pasar". Eso reza el dicho donde la paciencia juega como el principal elemento de la venganza, un platillo que –según dicen- se sirve frío. A esto se refieren como algo planeado, premeditado y que con ingenio se ejecute, evitando el frenesí que de las tripas viene con la calentura pasajera.

La venganza tiene mil y un directrices a las cuales apuntar. Es un tema tan viejo como la misma historia de la civilización y debe haber en esta una originalidad absoluta. Desde planes creativos como "Diabolique", "The Usual Suspects", "Se7en", "Dangerous Liasons" o cosas más básicas y explicitas enfocadas en violencia como "Kill Bill", "Gangs of New York", L.A Confidential" o"Mystic River", la venganza como tema o telón de fondo en el cine ha tenido muchas formas.

En 2003, el realizador coreano Chan Wook-Park trajo una interesante adaptación a la historia y comic de Nobuaki Mineguishi con ingenio y ferocidad bajo el titulo "Old Boy", la historia de un hombre secuestrado y mantenido en un cuarto de hotel sin salidas, con un baño, televisión y comidas. Nadie habla con él, nadie le explica nada. La psicosis de la soledad y la venganza de la cual es víctima son la explosiva mezcla que le hacen a él formular su más grande, perverso y cruel deseo de venganza.

Chan Wook-Park nos dio "Señorita Venganza" otra torcida y original cinta con el tema que ahora es traído en un remake americanizada por el siempre respetable Spike Lee. En esta ocasión, centran sus esfuerzos en un representante artístico, arrogante e irresponsable, borracho y abusivo que un buen día despierta atrapado entre cuatro paredes, sin entender quién le ha hecho eso. Por una veintena de años es retenido en silencioso cautiverio en donde no tiene otra opción que intentar formular alguna atinada teoría de quien y por qué le están haciendo esto. Un buen día es liberado en medio de la nada, teniendo toda intención de perseguir a quien tanto daño le hizo, resultando alguien que fue aparentemente dañado por él.

La historia es grandiosa y pinta para una trama sabrosa, inteligente, oscura, torcida y cruel. Siendo Spike Lee un tipo experimentado, detallista, enfocado y con amplia visión, todo pintaba para que la remake fuera buena, decente y gozable. Sin embargo, no lo fue; por el contrario, es un por demás bochornoso y vergonzoso producto, reducido, mediocre aburrido y mal ejecutado.

Intentando olvidar los sabores que el platillo coreano nos dejó hace una década y enfocándonos simplemente en la historia que presente Spike Lee, nos remitimos inmediatamente a la oscuridad y la psicosis a la cual está orillado el personaje principal que esta vez recayó sobre Josh Brolin, que en "No Country For Old Men" nos demostró y que en "Milk" nos confirmó que es un gran actor que puede tomar dirección y diferentes registros cuando es bien encausado y orientado. No hay oscuridad, ni esa angustiosa psicosis y depresión suicida y desesperada a la cual es orillada una persona que es encerrada por dos décadas en la misma habitación.

Si el tono no iba a estar enfocado en la parte y registro emocional, entonces la siguiente opción y salida era regalar un retrato de acción y artes marciales soberbio y visualmente rico. Tampoco fue el caso. Pareciera un ejercicio de cine universitario, poco creíble, mal coreografiado y hasta ridículo. Nueve tipos contra a uno y casi esperando su turno, atacando sin fuerza malicia o intención a un regordete tipo de traje negro ajustado, curtido por la edad y su supuesta sed de revancha.

¿En dónde recae la gran tragedia de esta desafortunada remake? En la figura de Spike Lee, de quien no entendemos la motivación –o necesidad (o necedad)- para haber hecho un film como este, carente de toda mística. Es el Lee de "Malcolm X", es el Lee que al menos "está vez no did the right thing", si acaso me entienden la referencia. 

No es que tengas que ser un perfecto realizador, te puedes mandar pecados y productos buenos y promedio como "25Th Hour" que si bien no es genial, es bastante buena. Pero los estándares son altos cuando se trata de figuras que han dado cosas tan grandes y fuertes como el de Atlanta, Georgia.

Villanos caricaturescos, protagonistas débiles, drama insípido, furia incolora, crueldad inodora. La "Oldboy" de Spike Lee es un reverendo fiasco y tremendo fracaso creativo, que también en taquilla ha reflejado la poca aceptación que ha tenido.

En estreno para la República Argentina próximamente, nuestra recomendación es que inviertan su tiempo y entrada en otra cosa. La cinta no lo vale. No esta vez y nos duele mucho por Spike Lee, a quien le pedimos por favor Do the Right Thing… por piedad.
por Rafa Sarmiento