"El hombre de hielo", matón a sueldo

La película está basada en un hecho de la vida real y enfocada en un despiadado asesino por encargo

A pesar de que el nombre "El hombre de hielo" inmediatamente remite al viejo superhéroe de los X-Men o bien aquella momia encontrada en la frontera austro-italiana de un hombre que vivió en el 3000 A.C., hay que decir que esta cinta no tiene absolutamente nada que ver con estos dos hechos. "Ice Man" fue el apodo que se ganó Richard Kuklinski, un asesino a sueldo que trabajó para varios grupos criminales por algunas décadas y de quien ahora se trae este retrato cercano con divididos aciertos y otros desatinos.

El director israelí Ariel Vromen es el responsable de traer a la vida  esta historia verídica sobre las escalofriantes historias de Kuklinski, un hombre de origen polaco residente de la zona de Nueva Jersey que se encargaba de acabar con la gente que "estorbaba" las operaciones de ciertos criminales. Convirtiéndose en una especie de enemigo, por la peligrosidad que representaba y por la información que poseía, "el hombre de hielo" por cuyas venas circulaba la sangre más gélida imaginable pasó más de tres décadas en actividad, sirviendo a diversas organizaciones y acabando con la vida de –se presume- más de cien personas. Su única regla: No asesinar ni mujeres ni niños.

Un poco en torno a ese código apegaron el perfil del corpulento asesino a quien Michael Shannon encarna. Una doble existencia y humor posee el personaje. Tierno –dentro de sus toscas posibilidades-, preocupado, considerado y entregado a sus dos hijas y su esposa, y por el otro lado un tipo violento, frío, sin escrúpulos y sin humanidad alguna, operando en las calles en nombre de sus jefes y sus ajustes de cuentas.

Kuklinski, se convirtió en una figura temida y de culto, tras su detención y encarcelamiento. Documentales se han hecho y hay diversos sitios web que recogen sus crímenes, explicando su proceder, técnica y demás. En el film, quisieron separar muy bien su lado oscuro del luminoso, mostrándolo como un adorable padre de familia y paciente esposo. Es sabido que, a pesar de que a sus hijas jamás maltrató, a su pobre esposa varias veces golpeó severamente, al grado de romperle la nariz en más de una ocasión.

Si bien la sutileza y finura visual siempre se agradece, creo que hay ciertos retratos, personajes o historias que requieren de escenas un poco más explicitas para causar el impacto adecuado. Aquella escalofriante escena en la "Casino" de Scorsese  (y quizá evocando a "El Padrino", cuando hacen el ajuste de cuentas para reorganizar al grupo), en donde Nicky (Joe Pesci) y su hermano son asesinados en un maizal literalmente a batazos, jamás hubiera tenido el mismo efecto sin que se mostrara la impunidad, ventaja y dolor causado en la víctima. Era una escena grotesca, gráfica y despiadada, pero al final del día de eso se trataba. No se puede ser tan amable y políticamente correcto cuando estás retratando a un gatillero o asesino a sueldo que "se echó al plato" a más de una centena de personas. En ese sentido "El Hombre de Hielo" es apática y condescendiente. A pesar de los esfuerzos de Michael Shannon por parecer un verdadero desalmado hijo de p/&%, el guión y las formas no lo ayudan en nada.

¿Qué pasó con Winona Ryder? En esta película interpreta a Deborah Pellicotti, la esposa del asesino Richard Kuklinski. Como siempre, está bien. Trabaja mucho con sus posturas y gesticulaciones, pero sigue sin conseguir un papel importante. Ahora está en esta cinta de u$s10 millones que tuvo un estreno muy modesto y corto por la Unión Americana. Merece un poco más.

El "Capitán América" Chris Evans aparece también en este largometraje y da gusto que se diversifique. Buen trabajo del rubio, a quien me costó trabajo reconocer. Buena caracterización y actitud.  Ray Liotta completa el reparto, con un buen papel de esos que le salen naturalmente: es un completo maloso. Es el villano perfecto. Un tipo totalmente corrompido y quizá todo esto se lo deba a Henry Hill, aquel grandioso personaje en "Goodfellas". Cínico y desfachatado, manipulador y despiadado. Como siempre bien; sin embargo, de nuevo en lo mismo. Sería interesante verlo en otros registros, lenguajes y humores porque hasta cuando le toca estar del lado "bueno" termina siendo el malo.

No se ve entonces ese lado de hielo, pues faltó degeneración gráfica para amplificarlo. Tampoco funciona como una buena cinta de crimen organizado. Era un excelente tema y punto de partida con mil soluciones, recursos y rutas, pero al final quedó como una cumplidora producción.

Argentina la tuvo el pasado mes de mayo en cines, pero en México apenas llega este viernes. Difícil viernes para estrenar teniendo la "Gravity" de Al fonso Cuarón enfrente, pero aquí informamos de todas las opciones.
por Rafa Sarmiento - @rafalitosarmi

PUBLICIDAD
TNTLatam Youtube