El elenco de "American Hustle", con tntla.com

tntla.com estuvo con las estrellas y el director de la película que tiene varias nominaciones a los Golden Globes y a los SAGs

Uno de los filmes más divertidos del año es "American Hustle", del director David O. Russell, el cual presenta nominaciones en los Golden Globe Awards y en los Screen Actors Guild Awards, y seguramente también en los venideros Oscar. Durante la conferencia de prensa del largometraje, en tntla.com tuvimos la oportunidad de hablar con Jennifer Lawrence, Bradley Cooper, Christian Bale, Amy Adams y el genial realizador. El equipo compartió sus experiencias, habló respecto a sus personajes, su viaje a los años 70 y cómo fue trabajar con el también responsable de cintas como "The Fighter" y "Silver Linings Playbook".

TNTLA: ¿Qué es lo que más disfrutan de sus personajes? ¿Qué los hace divertidos de interpretar?

Christian Bale: Los personajes eran muy coloridos y divertidos, pero al grabar por 42 días consecutivos teníamos que encontrar mucho más que eso para despertarnos a las horas que lo hacíamos cada mañana. Es como cuando alguien se pone una máscara y revela su verdadero yo: todos estamos actuando, pero en un punto se trata de quitarse la máscara y ver lo que realmente está por debajo de la persona. Esto le ocurre en cierto modo a cada uno de los personajes de la película en su intento de reinventarse, en su necesidad de seguir adelante y encontrar algo más en sus vidas. Me fascina la sensación de que uno todavía está descubriendo su personaje a medida que continúa el film.

Amy Adams: Mi parte favorita fue interpretar la vulnerabilidad de mi personaje, porque ella puede que tenga este físico y este poder, pero si yo no asiento esas cualidades con cualquier emoción verdadera no hubiera sido un personaje divertido de interpretar porque no hubiera sido multidimensional. 

Bradley Cooper: Hay toda clase de diferentes cosas físicas que son divertidas de interpretar como actor. El exterior que David le estaba creando a Richie fue basado en la idea de que él es un niño. Queríamos que se viera diferente y que tal vez yo me viera un poco irreconocible.  Pensamos que tal vez él debería tener pelo rizo y luego David pensó que tal vez él se riza su propio cabello porque quiere tener un aspecto diferente. Richie trata de ser como los muchachos que piensa son arquetipos del hombre que quiere ser, como Muelle Ellis, quien es un jugador de béisbol que también se encrespa el cabello. 

TNTLA: Las emociones en esta película son exageradas y llenas de pasión. ¿Cómo encontraron la inspiración para llevarlas a cabo?

Amy Adams: No todo en la realidad es sutil y lento. Cuando pierdo la calma soy exagerada, en la vida real Amy es dramática y a veces eso es lo que somos como seres humanos. Creo que lo que David realmente hace es ejemplificar la realidad. Encuentra los instantes en la vida de las personas donde estos momentos exagerados son la realidad para nuestros personajes.

TNTLA: Una de las mejores cualidades de David es lo abierto que es con la creatividad; por ejemplo, cuando Amy sugiere el beso con Jennifer. Amy, ¿cómo te sientes al haber hecho esta gran contribución? ¿Hay ejemplos de otras escenas que también hayan sido modificadas o improvisadas?

Amy Adams: Siento que Jennifer fue la que realmente hizo esa contribución. A mí se me ocurrió la idea, pero ella la ejecutó de una manera que se sintió inspirada por su personaje. No se sintió como solo un momento en el que dos chicas se van a besar en la pantalla. Ella lo hizo muy bien y esa carcajada que da al final es genial. Yo no la dirigí a ella, yo sólo pensé: "¿Y si ella le planta uno a ella?". Y Jennifer ejecutó la escena de una forma brillante, la cual la vendió como cómica y dramática, y que además fluye con la historia.  Fue orgánico y eso se debe todo a Jennifer.

David O. Russell: Antes de la escena donde Amy y Bradley se besan, de repente nos agrupamos y le decimos a él: "Dile que la amas". Nunca le dijimos a Amy sobre el plan. Cuando él lo hizo en la escena algo cambió químicamente en ella, se derritió y de pronto se inclina a besarlo, algo que no había sucedido en las tomas anteriores.

Jennifer Lawrence: David, por encima de todo, y sus personajes son increíbles y nos da mucha libertad emocional que a veces hace que lo que hay en la página se convierta en algo completamente diferente cuando empieza a gritar sus ideas mientras estás haciendo una toma.

TNTLA: Amy, ¿cómo se inyecta el baile como parte de la historia de tu personaje Sydney Prosser?

Amy Adams: Fui entrenada como bailarina por lo que siempre ha sido parte de cómo cuento la historia de un personaje, a través de mi cuerpo y a través del movimiento. Para mí, el baile fue una forma de cómo comencé a conocer a mi personaje. Una de las cosas que más me llamó la atención fue que, una vez tuve el vestuario y el conocimiento que ella iba a ser un ser sexual, pensé en las personas que también tenían una elegancia a través de su sexualidad y el poder que tenían a través de su sexualidad. Pensé en gente como Ann-Margret, bailarinas que parecían siempre estar en control debido a la forma en como movían sus cuerpos.

TNTLA: ¿Les resulto difícil interpretar a personajes basados en una era tan diferente?

Christian Bale: Mirando a la moda de los 70, creo que para nosotros es sin duda una época exuberante. Es como si hubiera sido Halloween por toda una década. Los colores eran ruidosos y el estilo era fenomenal, pero la gente no era diferente [a como somos nosotros].

TNTLA: ¿Qué es lo que encuentran más emocionante de poder actuar?

Christian Bale: Todo el mundo sueña por la noche y tiende a volverse un poco loco. Para mí [actuar] es algo así como soñar, pero en un estado despierto, porque uno puede estudiar a la gente y hasta volverse un poco loco. Tienes la oportunidad de ser obsesivo y cuanto más lo hagas es mejor. Lo encuentro muy adictivo.

Jennifer Lawrence: Es un estudio sobre las personas, es un poco como todas estas cosas inútiles que hacía en Kentucky de pequeña como simplemente observar a la gente y tratar de imitar su lenguaje corporal. Entre la acción y corte, [la actuación] es casi como la meditación, porque lo que estás sintiendo al momento se va. Si tengo frío, en medio de la acción y el corte no lo siento; o si estoy con dolor físico, entre la acción y la corté no lo siento. Estoy en un estado mental completamente diferente y eso es como una droga.
por Jack Rico