Doce horas de brutalidades

Se trata de "La noche de la expiación", film de James DeMonaco que ya prepara una secuela

La mera idea es buena y por demás tentadora y transgresora. ¿Qué harías o hasta donde llegarías si por una sola noche al año pudieras delinquir a tus anchas, sin tener que enfrentar un proceso legal después de tus crímenes? Absoluta impunidad para poder perpetrar tu venganza contra la gente que detestas, contra aquellos que consideres nocivos… y eso incluye el asesinato.

Los Estados Unidos se han convertido en una nación cuya economía es sana, creciente y, por ende, las tazas de criminalidad son mínimas. Como un ejercicio de "Purga " para mantener sana a la sociedad, una noche al año, por un lapso de 12 horas, la ciudadanía tiene derecho a hacer lo que quiera: robar, matar, golpear, incendiar, destruir son actos de barbarie aceptados únicamente por ese periodo, en el cual los servicios de emergencia son cancelados y la gente puede salir a las calles a cazar… o quizás a ser cazado.

"La Noche de la Expiación" (The Purge) sigue la historia de una familia que no está muy de acuerdo con esta salvajada anual y comete el error de abrirle la puerta a un vagabundo que está siendo cazado por unos estudiantes en aquella noche de impune brutalidad. Lo quieren matar, lo consideran un desperdicio para el país y la sociedad, y han lanzado un ultimátum: O entregan al hombre o entrarán por la fuerza a la casa y no sólo lo mataran a él, sino a toda la familia como represalia por haberlo ayudado y escondido.

De aquí, un thriller bien llevado y atractivo -como lo dijimos antes- en su planteamiento y punto de partida que si bien es totalmente ridículo y poco viable, es tentador y lleno de contradicciones que sugieren mucho debate y división de opiniones. Es una teoría social y de comportamiento por demás interesante, aunque llena de huecos y sin sentidos.  A pesar de tener ese arranque de originalidad, hay que decir que se convierte por la forma de su desarrollo en un thriller de fórmula que transcurre y fluye como muchas otras cintas que ya hemos visto. "La habitación del pánico" (The Panic Room) es un claro ejemplo de lo que quiero decir. Tiene ese mismo espíritu y matiz.

El elenco lo encabeza Ethan Hawke, a quien la aventura, acción y thriller le sientan bastante bien. Es la segunda película que hace con el autor y director de la misma, James DeMonaco, experto en escribir historias de crisis de este tipo. Claro ejemplo, quizá su más famoso, es "El Negociador" (The Negotiator), con Kevin Spacey y Samuel L. Jackson.

Con buenas secuencias y un suspenso que va en altibajos, mezclados con un par de dilemas o debates morales, "La Noche de la Expiación" mantiene un ritmo sano de mero entretenimiento. Es un film que no defrauda de ninguna forma esta meta única. Tiene una carga importante de violencia, lo cual era más que necesario cuando se presenta un relato de esta índole, pero tampoco es abusiva en su tratamiento. Quizá, incluso, resultó un tanto tímida para el problema planteado y el estado animal que sugiere la historia.

Con un presupuesto sumamente modesto, fue un éxito en taquilla en los morbosos Estados Unidos y es que, insistimos, es una idea que a todos nos ha pasado por la cabeza. Se prepara ya su secuela, aunque no está confirmado si el elenco de esta repetirá o irán sobre otros personajes. Por lo pronto, esta entrega bien a secas, ninguna maravilla, pero los hará pasar un buen rato.
por Rafa Sarmiento - @rafalitosarmi

PUBLICIDAD
TNTLatam Youtube